Palabras

Lo primero son los elementos reconocibles que aparecen en una imagen. Si vemos un vaso dibujado, tendremos una información que será vaso un sustantivo. Podríamos considerarlo una palabra. Podemos tener complementos a esa palabra. Si es de cristal, aportamos un complemento de información. 

En el caso de los personajes, podemos tener nombres comunes y nombres propios. Si dibujamos una silueta reconocible de figura humana, sin más detalle, obtendremos un nombre común. Si por el contrario dotamos a esa figura de los suficientes detalles para ser reconocible, pasará a ser un nombre propio.

Si esa figura ejecuta una acción, tendremos un verbo.

Esto sería una simplificación para entender que una imagen puede tener algo parecido a palabras y frases.