Dibujar bien

El ejemplo más claro me lo encuentro en las poses humanas. Recuerdo en clase de animación, como para que algunas poses se comprendieran, había que falsear un poco la realidad. 

Para que una imagen se comprenda por el lector, este debe ver lo más claro posible todos los elementos que necesarios para completar la información de la escena. 

Existen en mi unas barreras morales absurdas que me dicen que si un dibujo no está hecho de manera realista, no está bien hecho. Desde este punto de vista, es mucho más difícil dibujar bien que mal.

Igual es todo lo contrario. Dibujar bien es conseguir que se entienda lo que quieres decir. Si no se entiende, da igual la destreza que tengas a la hora de representar fielmente una escena. Si no se entiende, es cuando está mal dibujado.

Desde este punto de vista, que se parece más al de un niño, es más fácil dibujar bien que mal.

Así que mucho cuidado con decirle a un niño que algo está mal dibujado.