Figura humana

La figura humana es la primera palabra del nuevo diccionario. Es el sujeto de nuestra frase ya que es el que sirve para crear personajes, acciones, situaciones, es decir frases. 

El tipo de tratamiento de las proporciones, supone el primer problema a resolver. El primer elemento a definir.

Es imperativo conseguir unas formas que tengan poesía. He de decidir qué tipo de poesía quiero. 

La ilustración permite que el lector, al ver cabeza, cuerpo, piernas y brazos identifique que está viendo una representación de una persona que inevitablemente está informando sobre un estado: corre, salta, descansa, habla, yace,...El espectador no necesita que esa forma sea perfecta. La información necesaria para concluir que se enfrenta a una persona, es poca. De hecho, la representación imperfecta de una persona abre la puerta a la comunicación de sensaciones abstractas que contribuyen a crear belleza, movimiento o dureza. Es la deformación de la figura la que nos abre una primera llave para jugar con emociones.

A menor detalle en la figura, puede haber más capacidad de identificación por parte del lector. Si dotamos a la figura de un aspecto concreto y muy definido, el lector de la imagen se separará de la figura y la identificará como un personaje concreto que hace una acción. No se identificará con la figura.