El bloqueo creativo

Es la quinta vez que empiezo a dibujar la misma viñeta. Es la primera viñeta de un comic nuevo, pero algo falla. Se repite el mismo patrón de las otras veces. Empiezo, avanzo y llego a un punto en el que todo pierde el sentido. Juego con los tamaños de las cosas. La distribución, el trazo, las texturas, los colores.... Es prueba y error. Al día siguiente, cuando lo veo, está vacío. Vuelvo a empezar.

Nada de lo que dibujo me gusta. He desarrollado fobia por dibujar ciertas cosas o de cierta forma. Ya no puedo dibujar algo bonito. Me aburre intentar que una cara se parezca a una persona y ni me planteo la posibilidad de dedicar un minuto a bocetar una perspectiva bien construida. Dibujar para mí ya no sirve de nada si se trata de representar algo que existe.

He preguntado a gente cercana y la he colgado en las redes de distintas formas. Gusta, pero yo sé que hay una mentira. Detrás de esas formas, de ese personaje, no hay nada. Es un truco. Estoy haciendo por hacer. Por terminar. Por colgarlo. Ese cómic es una mentira. Pero a mí mismo. Sí, sé dibujar. ¿Y qué? ¿Acaso eso significa algo? ¿Justifica eso un minuto de mi tiempo? ¿Justifica un minuto del tiempo del lector?

Supongo que estoy metido en una crisis creativa.